miércoles, 21 de enero de 2015

Capítulo 12 La desaparición y comienza el desastre para El Clan

Estamos en la recta final de capítulos, quedan muy muy pocos, espero vuestras opiniones :D
Ahora sabe lo que es el miedo, un sudor frío se forma en su espalda y traga saliva. Observa atentamente la habitación, intentando pensar con la frialdad que se caracteriza en situaciones como esta, y busca una opción.
Se arquea, intentando desatar sus ataduras, pero las cuerdas mágicas son imposibles de desatar. Aarón se acerca a ella sonriendo, como el gato de Alicia en el País de las Maravillas.
- Pobrecita Lyd. Toda su vida es una mentira.
Ella lo ignora y mueve sus manos lentamente en busca de un modo de liberarlas. Con los pies empieza a hacer lo mismo, esas cuerdas están más flojas. Lo mira y sonríe, sus ojos brillan, va a intentar golpearle con los pies y liberarlos. Toma impulso con los pies y las manos, levanta las piernas para golpear a Aarón pero no consigue soltarse. Él se arrodilla a su lado, y le quita la mordaza.
- ¿Algo que decir, saltamontes sin alas?
-No me hacen falta las alas, para golpearte, Aarón-lo fulmina con la mirada debatiéndose.
- Qué bonito.
El móvil de Aarón sonó y lo cogió, tras hablar unos minutos, miró a la chica y dijo:
-Nos vamos, querida-Vuelve a ponerle la mordaza y se la cargó al hombro.
Ella sacude los pies con fuerza, golpea su estómago, a base de cabezonería consigue situar su patada en su entrepierna, con la fuerza que puede, a la vez que le golpea con la cabeza en la espalda. Aarón la lanza al suelo bruscamente y saca un bote con un líquido de su bolsillo.
- Se acaba la tontería.
Cogió un estuchito de su bolsillo, dentro del cual había una aguja y luego inyectó la aguja en el líquido, la mira y se acerca a la chica. Abre los ojos desmesuradamente, y rápidamente comienza a arrastrarse hacia atrás como puede. No puede acercarse ese tipo con la aguja ni de coña. Le dan pánico.
De un salto se pone sobre ella, bloqueando sus piernas con sus rodillas y pegándola contra el suelo con el brazo.
- Dulces sueños- dijo, y le clavó la aguja en el trasero, a través del pantalón.
-Maldito ca…-no terminó la frase y cayó en un profundo sueño por la droga.
****
Lizzy escuchaba atenta todo lo que estaba contando Alex, era algo… no tenía sentido, ¿Por qué habrían llevado a Lyd a esa casa? ¿Qué tenía que ver Lydia con Alex, aparte de que se han conocido? ¿Cuál es el núcleo de unión entre ambos para usar esa casa?
Tenía demasiadas preguntas rondando por su cabeza, y todas sin respuesta. Se dio cuenta de que Alex miraba fijamente a Rafa y éste retiraba la mirada, como si ocultara algo, entonces se dio cuenta de que era eso.
Sam puso un mapa sobre la mesa, nos indicó donde estaba la casa y como era el terreno, lo último que sabía de ese lugar es que estaba rodeada de sensores, el sitio estaba muy bien custodiado y que el propietario era su hermano.
-Ahora que lo dices…-dijo de pronto Rafa, recordando-En el avión, ella se levantó y luego volvió al asiento, muy blanca, como asustada.
-¿Por qué? ¿Qué te dijo?-exclamaron los otros tres.
-Alex me ha traicionado con Oscar…-cerro los ojos, pellizcando el puente de su nariz-ahora todo tiene sentido, no se refería a ti, Alex. Sino a tu hermano-abrió los ojos y estos brillaban de furia.
-Ese maldito hijo de puta…-golpeó con fuerza la mesa-siempre metiéndose en mi vida, jodiendola como de lugar…
-Alex, tranquilo-le puso la mano en el hombro-vamos a hacerle pagar a como dé lugar, no vamos a dejar que se interponga más en tu vida-sus ojos se habían vuelto totalmente verdes oscuros.
-Eso haremos amigo, vamos a ayudar entre todos para que luego todo esto sea una anécdota de la que reírnos-le sonríe Sam confiado.
-Si vamos a enfrentarnos a ellos, vamos a tener que prepararnos muy bien-se paseaba Rafa por la sala pensativo-ellos esperan que los encontremos y los ataquemos. Pero eso no vamos a hacer, vamos a hacer una estrategia por si nos hace falta.
-El mejor plan de ataque es aquel que tu enemigo no se espera-asintió de acuerdo Lizzy, poniéndose en pie.
-Exacto, tal vez podamos conseguir algunas armas de las que tienen aquí por si acaso la cosa se complica y…
-Querido amigo, se complicarán-sonrió ladino y lanzándole una mirada cómplice Alex a Sam-a nosotros siempre se nos complican.
Los chicos salieron charlando de la sala, mientras que Lizzy se quedó en el comedor, no estaba segura del plan, había algo en su interior que le decía que la cosa iba a salir mal. Sacudió la cabeza irritada ante tal sensación y miró el mapa del lugar donde se hallaba su amiga secuestrada, estaba en medio de un bosque.
Un sitio curioso para construir una casa, sin embargo, es un buen emplazamiento para que no sea encontrada si se busca. Señala con el dedo la ruta que ellos han marcado hasta la casa, es demasiado fácil, hay algo que no cuadra y le encantaría saber que es.
Tira el mapa al suelo frustrada y camina a grandes zancadas hacia la salida, pero al llegar se choca contra un muro sólido, rebotando hacia atrás. Unos brazos la sujetan para evitar que caiga de culo al suelo, salvándola de un bochorno. Al levantar la cabeza, ve a un  joven, alto, fuerte y de unos impresionantes ojos azules verdosos que brillan con diversión.
-¿Quién eres tú? ¿No sabes mirar por dónde vas?-inquirió ella apartándose de él.
-Creo, señorita, que es usted la que no ha mirado por donde iba-le sonrió ampliamente divertido.
-Lo que sea-lo apartó y salió de la sala.
-Me pregunto si el mal carácter es de familia…-murmura riendo el joven.
El joven levantó el mapa del suelo y lo acercó hasta tenerlo en sus manos, miró curioso el camino que han señalado y cerrando los ojos se concentra visualizándolo. En ese momento, se abrió la puerta, de nuevo, y entró Alex, que se quedó sorprendido ante el nuevo chico que había en la sala.
-¿Quién es usted y que hace mirando ese mapa?
-Otro igual-masculló por lo bajo el joven, suspiró y se giró hacia Alex-soy una ayuda extra para ti y tus queridos amigos-hizo una cómica reverencia.
-¿Y quién te ha dicho que necesitamos ayuda con lo que vamos a hacer?
-Mira niño, esto es más grande de lo que piensas…-se acercó hacia él amenazante-te diría incluso que si tú y tu amiguita no hubierais conocido a Lyd y Rafa, ahora no estaríais en este lio. Así que cállate y acepta la ayuda.
-Mira no sé ni quien eres ni de que conoces a Lydia, pero no te necesitamos…-le dio un empujón apartándolo de sí mismo.
-Soy Tomas Ross, y…
-Tom, ya basta-intercedió una voz masculina tras Alex-estamos con presión y el chico no te conoce.
-¿Lo conoces, Rafa?-preguntó Lizzy entrando en ese momento, seguida de Sam.
-Sí, es el guardaespaldas de la prima de Lyd y también mi amigo.
-Ella me ha mandado, ha sabido lo que ha ocurrido y me ha pedido que os ayude-le tendió el mapa a Lizzy-no es mala ruta.
-Lo siento, no sabía…-dijo Alex, tendiéndole una mano a Tomas-apreciamos toda la ayuda que nos brinden, ya que su padre y hermana no van a mover un dedo.
Tomas miró a Rafa enarcando una ceja ante eso, pero éste simplemente sacudió la cabeza para que no preguntara en voz alta. Interesante, el viejo esta ya demasiado mayor y su hija no sabe nada de su especial hermana… asiente a su amigo y observa pensativo a los chicos.
Todos estaban ya armados, con pistolas y chalecos antibalas, sin embargo, la muchacha llevaba un par de cuchillos y dos pistolas, en la cintura y en la pierna, distribuidos. Disimuladamente, aparece en su espalda una pistola y un cuchillo en la cintura, si iba a ayudarlos, tenía que ir igual a ellos o no sería creíble.
-Bueno, creo que es hora de que nos pongamos en marcha, chicos.
-Tenemos nombres, por si no lo sabes…adonis-mascullo por lo bajo Lizzy.
-Soy Alex, él, es Sam y la muchacha impaciente es Lizzy-les presentó rápidamente Alex.
-Estupendo, yo soy Rafa, por si no lo sabias-dijo muy serio y luego estallo en carcajadas-ahora, sin bromas, es hora de irnos.
Todos asintieron de acuerdo, y se marcharon hacia el exterior de El Clan, sumidos en un profundo silencio, que Lizzy se encarga de romper.
-¿Por qué se llama esto, El Clan?
-Porque aquí no solo hay simples espías, sino también…-Tomas se quedó pensativo buscando la palabra adecuada-unos guardianes, que son como los mejores espías.
-Tiene sentido, y le pega-sonrió aceptando la explicación.
Llegaron al patio exterior, donde les esperaba un helicóptero, Tomas les dijo que era suyo, y que desde él se irían hasta el lugar donde estaba Lydia secuestrada. A pesar de la discusión que tuvo con Alex, que no estaba de acuerdo en que ir en helicóptero fuera lo mejor, acabaron yendo en él.
****
Despierta atontada en un sitio con bastante luz, tanto que la deslumbra, sacude la cabeza para despejarse y concentrarse en donde está. Se da cuenta que está atada a una silla, y la mordaza sigue impidiendo que articule sonido.
- Buenos días, dormilona.
Se gira hacia el sonido de la voz, está bastante confusa. Parpadea pata aclararse la vista y se queda en shock. Oscar esta delante de ella.
- ¿Te gusta la sorpresa, delicia?- preguntó Aarón.
Sus ojos se achican y brillan de furia contenida, sus respiración de altera.
- Tus amiguitos no tardarán en llegar, así que iremos resumiendo
Ella comienza a forcejear con fuerza, empieza a mover la silla de un lado a otro para que se caiga de lado, pero no puede con ella.
- La silla esta atornillada. No podrás con ella. Bien... ¿Por dónde empiezo?
Ella le grita a través de la mordaza pero solo salen sonidos amortiguados.
- Hace unos... 200 años, Hades tuvo una hija. Una hija con los poderes de la oscuridad en su interior.-dijo, ignorándola.
Ella infla los mofletes y gira la cara, mira la pared como si fuera la cosa más interesante de la sala.
- Esa hija tenía un bondadoso corazón, pero perdía el control con facilidad. Llegó a mantener una relación con su guardián, pero en una de sus pérdidas de control, casi lo mata.  Así que los dioses decidieron borrar sus recuerdos y mandarla con los humanos-la mira, tiene una sonrisa socarrona-asignaron al guardián a otro dios, y él aceptó.
Como si a mí me interesaran las historias de la mitología griega, piensa molesta. Bufa como puede, se ve que el charlatán no se va a callar nunca, suspira y lo mira con aburrimiento.
- La chica solo tiene que desatar su oscuridad interior para poder destruir todo lo conocido. Su nombre...

16 comentarios:

  1. Hola, vengo del club de las escritoras por la campaña "Por un club mas unido" para seguirte, te dejo el enlace a mi blog. muchos saludos.

    http://dharaya-novelas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola, formo parte de la campaña del club de las escritoras, por un club más unido. Te sigo!! Te dejo la dirección de mi blog. Saludos!!

    http://arman-librosqueheleido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola, yo también formo parte del club de las escritoras por la campaña "Un club más unido", ya te sigo.
    Te dejo el enlace de mi blog:
    http://alma-eastwood.blogspot.com.es/
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola, también participo de la campaña "Por un club más unido" del Club de las Escritoras y ya te sigo.
    Te paso el link a mi blog:

    http://camillamora.blogspot.com.ar/

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, muy bonito tu blog, me pasaré por el inicio de esta historia, por cierto también estoy participando en la campaña de el Club de las Escritoras y ya te sigo, aquí te dejo el link de mi blog.
    http://perdiendomeentreletra.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que te guste la historia, y tu blog es muy bonito :)

      Eliminar
  6. Muy buenas!!! Pertenezco al club de las escritoras. Soy Esther Galán Recuero (socia #18) y vengo a seguir tu blog de historias para que tengas más seguidores y formar un club más unido.
    Mi blog es este:
    http://esthervampire.blogspot.com.es/

    Un abrazo y nos vemos compañera!! =D

    ResponderEliminar
  7. Hola! Pertenezco al club de las escritoras. Soy y vengo a seguir tu blog para formar un club más unido.
    Mi blog es este: http://cristinargou.blogspot.com.es/
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Hola! Vengo de la campaña "Un club más unido" del Club de las escritoras. Te sigo. y te dejo el enlace a mi blog: http://auxilili.blogspot.com.es/

    Un saludo!! :)

    ResponderEliminar

Este blog y sus historias viven de vuestro apoyo mediante los comentarios.
Expresad vuestra opinión, pero sin ofender
Besitos
Lydia

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? C...