viernes, 10 de enero de 2014

Capítulo 5 El Baile

Vuelvo de nuevo con El Clan tras acabar con Perdición que al final no tendrá epílogo, espero que os guste mucho este capitulo. Es interesante y se descubren algunas cositas. (También a una escritora con genio y retorcida)
Esperamos, Rafa y yo, que os guste el capitulo
Besos
A la mañana siguiente, y una vez bien preparado el plan, todos pasan un día genial todos juntos. Esa noche llevarían a cabo el plan para darle una lección al idiota de Oscar. Había un baile de mascaras... todos estarían allí... y estaban seguros de que él aparecería para fastidiarlo todo...
Ambos chicos iban vestidos con elegantes trajes, y mascaras griegas de teatro. Las chicas llevaban unos hermosos vestidos, Lyd rojo, y Lizzy negro, y antifaces a juego. Estaban... muy sexys.
- Si Oscar no se fija en vosotras, es que está loco.
- Recordad, chicas, que no puede conoceros... En cuanto se acerque a una de vosotras, habladle con dulzura, pero cambiad vuestras voces.... que no os reconozca hasta el último minuto...
- Es una lástima que os vayáis mañana, escritor- dijo Alex, en tono de burla.- Me empezabas a caer bien.
- Creo que otra persona te cae mejor que yo, ¿no?- dice Rafa amistosamente a Alex, dándole un codazo. Lyd se ruboriza.
- Bien, casi es la hora del baile. ¿Señorita?- Rafa tiende el brazo a su socia, quien lo coge. Lizzy se coge de Alex, y bajan los cuatro a disfrutar de una inolvidable noche.
Al rato suena otra canción y tienen que cambiar de pareja, las chicas ven como los chicos desaparecen entre la gente. Ellas se dirigen hacia una mesa para coger algo de beber. Un joven se acerca a Lizzy y la saca a bailar, Lyd se queda unos instantes mirándolos bailar y se da cuenta de que no es Óscar. Nota la mirada de alguien mira hacia todos lados y descubre a Oscar apoyado en la pared con una máscara.
No es difícil sabes que es el gracias a su postura. Ella sonríe coqueta y sale al jardín para alejarlo de sus amigos, mira hacia atrás y ve que la sigue. Sus amigos están bailando distraídos así que se adentra en el jardín y coge una rosa del laberinto. El cual no se veía desde dentro del baile. Se acerca la rosa blanca y aspira su olor, oye como unos pasos se acercan y suspiran sorprendidos, ella está bajo la luz de la luna.
- Eres una joven muy guapa- dice Oscar con un tono sexy y sin parecer tan desagradable.
- Tú tampoco estás nada mal- responde Lyd, haciendo un guiño tras el antifaz, poniendo una voz totalmente distinta a la suya.
- No acapares a este apuesto joven- Lizzy llega detrás con su rostro también oculto, de nuevo con otra voz.- Yo he visto antes a este macizo.
Ambas chicas fingen discutir por Oscar, quien está encantado de tener dos chicas...
- Chicas, no os peleéis... Hay Oscar para todas... ¿Y si damos un paseo los tres juntos?
Ambas fingen reír tontamente. Se cogen cada una de un brazo, y lo adentran en el laberinto, sabiendo que los chicos estaban totalmente atentos a lo que hacían, y que los seguían para que Oscar aprendiera la lección.
Caminan entre risas agarradas a Óscar que esta absorto pensando en la suerte que va a tener esta noche con semejantes pivones. Las chicas intercambian una mirada cómplice y se separan de Óscar sonriendo, entrelazan sus brazos y sonriendo le dicen:
-¿Quieres jugar al escondite guapetón?
-¿Y cuál es mi premio preciosidades?
-Pues nosotras-contesta con una media sonrisa Lyd.
-Entonces juguemos, escondeos bellezas.
Las chicas huyen por el laberinto, cuando están lo suficiente lejos de él, Lyd le dice que busque a los chicos mientras ella lo entretiene. Al principio Lizzy no quiere pero oyen la voz de Oscar y Lyd le suplica que se marche que no quiere que esté en peligro. Ella le dirige una última mirada nerviosa y tras una aceptación de su amiga sale corriendo fuera del laberinto.
Llega al salón de baile y hay más gente de la esperada así que se va colando entre los huecos y busca a los chicos. Oscar va hacia Lyd.
- ¿Y tu amiguita?
- Ha ido a ponerse más cómoda...
- Ponte cómoda tú también...
Lyd sonríe.
- Se te acabo el juego, colega- dice una voz detrás de ella.
Oscar se gira y ve a Alex, Rafa y Lizzy que están allí. Alex golpea a Óscar con un bate dejándolo inconsciente.
-Chico un golpe muy drástico, te pueden acusar a ti en vez de a él.
-¿Por qué?
-Porque no ha sido en defensa propia.
-Es verdad-dicen los otros dos-te puede acusar de agresión.
-¿Entonces qué hacemos?
-Atarlo y amordazarlo tras vendarle los ojos-sonríe Rafa-así no podrá escapar fácilmente.
-Me gusta tu idea-asiente Lizzy sonriendo mientras tapa los ojos de Óscar.
Alex y Rafa lo amordazan y lo atan para que no se pueda soltar, mientras Lyd lo mira pensativa.
-Alex me vas a tener que perdonar…pero para que sea creíble la cuartada tengo que hacerlo.
-Hacer que...-no llega a terminar la frase porque el puño de Lyd impacta sobre su mentón, derribándolo.
-¡Lyd!-fritan Rafa y Lizzy.
-Auch-se incorpora Alex-un buen golpe pero no hacía falta tan fuerte.
-Es que si no, no resultaba creíble.
En ese momento oyen como Oscar se despierta y masculla algo así como una maldición.
-¿Donde estas?-dirigiéndose a Lyd.
-Aquí a tu lado-sonríe con burla- creo que se me olvido mencionarte que mi chico es un tanto celoso igual que mi socio. Lamento profundamente el golpe. Hasta luego Oscar-dice con su voz.
-¡Me las vas a pagar!-grita mientras se alejan.
Llegan al pasillo de las habitaciones y rafa se ofrece a acompañar a Lizzy a su habitación y Álex a Lyd porque quería hablar con ella.
- Así que... te vas mañana.
- Si. Las vacaciones han acabado. Tenemos que volver a España.
- Es una lastima... No quería perder el contacto contigo.
- No lo perderás. Y siempre podemos vernos.
Alex la besa.
- Podemos despedirnos... de forma especial.
-Siento que te hayas tenido que enterar así, quería decírtelo yo-dice con un leve temblor en la voz.
-No pasa nada, solo que tu amigo es algo bocazas.
-Pero tienes mi móvil y tal vez volvamos en unas semanas-lo mira tras la máscara-nos marchamos porque Rafa no quiere que este cerca cuando salga de la cárcel.
-No es justo que te marches con el...
-Umm celoso-sonríe-solo te digo que no estoy huyendo. Anda pasa un rato hasta que tengas que ir con Rafa a tomarte algo.
- No pasaría nada si no me tomara nada...- dice Alex, sonriendo.
- Vamos, es tu amigo. Tienes que despedirte de él.
- Tu eres más que mi amiga- dice, y le besa el cuello.- La máscara te hace muy sexy, señorita.
Ambos se besan, Lyd abre la puerta del dormitorio, y se cuelga del cuello de Alex, quien la entra en sus brazos besándola, cerrando la puerta con el pie.
Ella se separa de él que la observa embobado, le sonríe y ella deshace el peinado dejando que el pelo le caiga ondulado en cascada sobre la espalda.
El se acerca con paso vacilante y la estrecha entre sus brazos apoyando ella su cabeza en su hombro.
-No quiero que te marches...-le susurra él a ella.
- Tengo que alejarme un tiempo... Entiéndelo...
- Lo entiendo.
- Cuando pase todo esto, podemos vernos en casa.
- Me encantaría.
Se besan tiernamente. Alex mira la hora.
- He quedado en media hora... Algo podemos hacer en ese tiempo, ¿no?
-Umm en media hora...
-Si en ese rato-le besa el hombro.
-Bueno se puede jugar al monopoli, al parchís-dice con mirada divertida.
-No me digas que quieres jugar a eso.
-Pues claro-finge ofenderse
- ¿Y no crees que sería mejor jugar a otras cosas?
La mirada de Lyd se vuelve traviesa.
- ¿Como qué?
- Creo que tengo unas esposas... jugar a polis y ladrones...- Alex sube las cejas.
-jajajaja-Lyd lo mira partiéndose de risa-que mente más perversa.
-Um creo que no-dice estrechándola entre sus brazos y apoyando la barbilla en su cabeza-la mente retorcida es la tuya. Además con tu carita de ángel enamora.
Se inclina y la besa con pasión mientras se dirigen al sofá.
Mientras tanto, rafa y Lizzy hablan.
- No puedo creer que sea el mismo Alex. Cuando os vayáis... Tengo que hablar con él a solas. Aclarar ciertas cosas del pasado...
- Puedes quedar y cenar con el tras el concurso de surf. Ahí tendréis la oportunidad de hablar.
Llegan a la puerta de Lizzy.
- ¿Entras?
-Bueno he quedado con Alex en media hora.
-Venga hombre, solo un rato y te tomas una copa de despedida.
-Que en estos cinco días te has convertido en un buen amigo.
Le sonríe y entra en la habitación de ella, se sientan en el sofá mientras toman una copa. Rafa le cuenta cosas de sus nuevos proyectos y su amistad con su socia.
-Creo que escondes más de lo que dices-le sonríe ella y se inclina y le da un pequeño beso en los labios.
Rafa la besa, cogiendo delicadamente su rostro entre sus manos, pero se separa de ella.
- Creía que no estabas preparada aun para ninguna relación.
-Eso pensaba yo-le sonríe- pero me has cautivado y tenía que lanzarme o te perdería.
-Una chica que sabe lo que quiere.
-Gracias a ti.
Se abrazan y se quedan unos minutos así, sintiendo que están ellos dos solos y no hay nada más. Luego se separan con una sonrisa y ella apoya su cabeza en su hombro feliz.
-Al principio pensé que te gustaba tu socia.
- Creo que eso no funcionaría... Y no puedo seguir una ilusión... y cerrarme. Siempre he estado abierto y gracias a eso, te he conocido.
- Lastima que te vayas mañana.
- Escucha... he quedado para tomar una copa con Alex, para despedirnos, y eso... cuando acabe... podría pasar por aquí...
-Seria genial así podremos conocernos más antes de que te marches.
-Entonces vendré en cuanto acabe.
Se dirigen hacia la puerta mientras se despiden con un beso y la promesa de volver después.
Mientras en la otra habitación...
La pareja se besa apasionadamente, tumbados en el sofá, giran y caen al suelo. Ambos ríen y siguen besándose. Alex besa el cuello de Lyd mientras que intenta desabrochar el vestido.
Ella suelta una risilla al separarse para coger aire, él la mira confuso y preguntándose de que se ríe.
-Creo que hasta que encuentres como se quita será hora de tu cita "amorosa"-dice para picarle.
-Que graciosa esta la joven-dice mientras le hace cosquillas.
Ella se levanta de un salto y corre para ponerse detrás del sofá y que no la pille, el pelo cae sobre sus hombros y algunos mechones sobre la cara dándole un buen aspecto.
Alex da un salto hacia el sofá, Lyd lo esquiva, cayendo Alex al suelo. El finge hacerse daño, Lyd se acerca, preocupada. Alex la tira al suelo y se tumba sobre ella.
- Ahora no te escapas- dice, besando su cuello mientras agarra ambas manos
-Uy...-se muerde el labio provocativamente-caí en tu trampa.
-Si es que te lo crees todo-le da un beso en la comisura de los labios.
-Y tú piensas que me rindo fácilmente.
Tras decir eso se suelta y antes de que Álex pueda hacer algo se encuentra tumbada sobre él con una sonrisa.
- Umm... creo que esto me gusta más.
Siguen besándose. Lyd abre el cajón de la mesilla y saca unas esposas.
- ¿No querías jugar? Cuando vuelvas de tu copa con Rafa... ¿quién sabe?
- No me dejes así...
- Soy traviesa. - y empuja a Alex fuera del dormitorio
El se gira y justo cuando la va a besar en los labios cierra la puerta y le da un beso a la puerta. Dentro de la habitación se oyen unas risas amortiguadas, es Lyd que ha visto como besaba a la puerta.
-Luego cuando vuelva me cobrare tu bromita.
Alex se marcha hacia el bar de abajo y Lyd tras darse una ducha rápida se acuesta, pero está inquieta, fue hay una gran tormenta con truenos. Se sume en un sueño inquieto repleto de pesadillas en las que aparece Oscar mirando por la ventana.
Ambos amigos se reúnen en el bar para hablar por última vez antes de irse. Estrecharon sus manos riendo.
De lo primero que hablaron fue de Oscar, quien seguramente estaría aun encerrado en el laberinto, con los ojos vendados, y las manos atadas a la espalda, sin saber salir.
Se rieron un poco a su costa, y después salió el tema de las chicas...
-Bueno ¿y tú con mi socia/hermanita?-le da un codazo de broma.
-Nada algo más que amigos, pero menos que pareja.
-Estáis en un punto muerto.
-Lo mismo que tú con Lizzy, que os he visto liándoos.
-Bueno...nos gustamos y eso...-dice azorado-hemos quedado luego para hablar y...
-Y daros muchos besitos-le corta entre risas Alex.
-Jajajaja si no está ya dormida la chica, hoy Lyd tenía pinta de estar ausente.
-Estará pensando en cómo librarse de ti para no marcharse. Cuando Óscar nos pillo de sorpresa no sé cómo pero se saco una pistola de la pierna, que no vi antes.
- Jajaja seguro que sí. Ella es así, inesperada-dice mientras caminan por el pasillo.
-Bueno amigo que pases buena noche.
-Lo mismo digo Rafa.
Se estrechan las manos y se dan un abrazo, luego cada uno entra en una habitación. Cuando Álex entra en la de Lyd lo ve todo oscuro y oye a alguien solar pequeños grititos de angustia así que corre hacia donde esta Lyd durmiendo inquieta y sudando.
- ¡Lydia! ¡Despierta!- Alex la zarandea hasta que ella despierta con un grito.
Al ver a Alex se abraza con fuerza a él, sus dedos agarran el cuello de su camisa y rompe a llorar.
- Oscar os había matado a todos, a ti, a mi socio... a Lizzy, y ahora venía a por mí.
- Tranquila pequeña. Estoy aquí.
-No-niega enérgicamente-él va a venir...
-No, no te va a hacer nada.
-Si...ha estado...ahí...-señala hacia el balcón.
-¡¿Como!?-corre y se asoma al balcón pero solo está la tormenta.
Se gira hacia Lyd y la ve echa un ovillo temblando, entonces sonríe y piensa en cómo distraerla. Abre el cajón y ve unas esposas de papel, la chica se ha jugado de nuevo.

4 comentarios:

  1. Hola Lyd, Feliz Año ante todo. Bueno, pues a ver qué sucede, porque has dejado la cosa interesante con este final.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa Kike! Feliz año!(:
      Me alegro que te haya dejado con curiosidad, ahora empieza la accion ;)
      Abrazos

      Eliminar
  2. ¡Hola Lyd! Què bueno querida amiga que hayan retomado la novela. A mi me gusta mucho y además las descripciones están súper. Me gusta las distintas emociones por las que pasas. Los felicito de todo corazón. Un besote grande y espero el próximo capi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa Louu! :D
      Si, ya tocaba retomarla y seguirla, las cosas se van a ir poniendo interesantes conforme avancen los capitulos. Los personajes son muy distintos y la situaciones muy extresantes jeje. Muchas gracias por seguir leyendome, amiga y espero que te guste el siguiente. Besoos!!

      Eliminar

Este blog y sus historias viven de vuestro apoyo mediante los comentarios.
Expresad vuestra opinión, pero sin ofender
Besitos
Lydia

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? C...